Volver a la página principal

Escuela Clásica

Antecedentes

Los métodos didácticos surgen cuando aparece la escuela (alguien pretende enseñar algo a los demás), tanto formal como informal, tanto espontánea como institucional. Los sofistas (s.V a. C.) utilizaban técnicas didácticas propias. Su metodología estaba centrada en la especulación y el raciocinio, partiendo de este axioma: "la medida de todas las cosas es el hombre". Su método consistía en el diálogo, el debate y la discusión, a partir de la búsqueda y posible solución de contradicciones existentes en la realidad. La plaza pública era su sede escolar y la palabra el recurso didáctico primordial.

La metodología didáctica establece estos principios básicos:

  1. Principio de autoridad. Como expresión de un orden jerárquico, ya que la autoridad del maestro viene de Dios y esta autoridad la ha de ejercer con espíritu de fe, amor filial y confianza.
  2. Principio de adaptación. El profesor ha de acomodar las reglas y principios de la Ratio a las diversas circunstancias de los alumnos y de las escuelas.
  3. Principio de actividad. El maestro explica, comenta, pregunta y el alumno escucha, lee, escribe, comenta, contesta, disputa... "Ningún alumno ha de quedar inactivo, ninguno ha de quedar dispensado de ningún ejercicio, recitar la lección, leer un texto, interpretar un autor; preguntar y responder.
  4. Principio de motivación. A partir de la propia actividad (motivación intrínseca) y también mediante premios y castigos (motivación extrínseca). Los principales elementos motivacionales serán el interés (al comentar la lección; las ideas entran por los ojos; ejercicios variados y múltiples; premios, honores, recompensas publicas), el entusiasmo (en el trabajo del profesor y del alumno), la emulación (imitación y emulación de los mejores), el certamen (donde los alumnos miden sus fuerzas intelectuales) y el honor (premios públicos por el deber cumplido y la perfección del trabajo) .

La influencia pedagógica de la Ratio ha sido enorme en los siglos posteriores y todavía hoy siguen vigentes ciertos aspectos de la misma. Es uno de los máximos exponentes de la metodología deductiva centrada en la palabra, en el texto y en el profesor. Esta situación de una manera u otra sigue vigente en la actualidad y son muchos los profesores, que se limitan a explicar la lección y "evaluar su contenido".

Características de la Escuela Clásica

Los procedimientos (métodos) en la Escuela Clásica se orientan al aprendizaje de contenidos, y el método didáctico más representativo es la lección (también llamada lección logocéntrica, al estar centrada en la palabra) o explicación del profesor.

La lección logocéntrica, está caracterizada por poner el acento sobre los aspectos lógicos y cuantitativos de la materia el programa. Su vía de desarrollo es predominantemente deductiva, partiendo de ideas generales, principios o definiciones para llegar a aplicaciones o ejemplos concretos. También, a veces, la lección puede ser inductiva, partiendo de los hechos para terminar en principios o definiciones. El profesor explicador se centra en el programa oficial y este a su vez es el vehículo y vocero de las administraciones educativas.

La actividad principal en el aula corresponde al docente, que actúa como satélite del programa, porque este es la verdad oficial y de hecho se suele reducir a un impresionante conjunto de saberes acumulados y enciclopédicos, articulados desde una cierta lógica científica, en función de las cambiantes opiniones de la ciencia.

El axioma base es: desarrollar una lección implica suministrar el máximo contenido posible, al mayor- número de alumnos posible, en el menor tiempo posible. Este es el modelo más clásico lección, aunque evidentemente en él existen numerosas variantes. No obstante, el aprendizaje significativo puede utilizar también la lección como forma de interiorización de los conceptos, respetando estas claves, tal y como proponen Ausubel y Novak.

Novak (1985), al hablar de los enfoques de la enseñanza significativa, distingue estos seis: clases magistrales, sesiones de discurso, en grupo, trabajos en el laboratorio o en el estudio, instrucción tutorial e instrucción individualizada y aprendizaje de dominio. Trata de recuperar las ventajas del método expositivo con estos matices, indicando que una clase magistral puede ser eficaz de varias formas:

  1. Partiendo de los conceptos previos que el alumno posee, y aquí resulta muy importante el repaso de los mismos.
  2. Partir de un esquema o guía previo, presentado de antemano a los alumnos, del tema que se va a explicar.

Se deben utilizar las explicaciones con cautela y añade: "unas cuatro o cinco veces al semestre, pero nunca dos o tres veces por semana".

Por nuestra parte matizaremos estas ideas y trataremos de pasar los elementos básicos de una clase magistral significativa:

  1. Partir de los conceptos previos. Para ello resulta útil a evaluación inicial de curso adaptada a un tema, una lección o un bloque de contenido retomando los elementos básicos de la misma (a partir de un dibujo o imagen visual que elaboramos en la programación) este modo tratamos de repasar y fijar los conceptos básicos y destrezas básicas que tienen que dominar para poder introducirse con rigor en un nuevo tema.
  2. Partir de las experiencias previas que el alumno posee sobre dicho tema. Estas se recogen en forma de ejemplos o elaborando un pequeño mapa conceptual previo colectivo, haciéndose preguntas sobre una situación concreta.
  3. Presentar un marco conceptual previo, tratando de situar el tema, lección o bloque de contenido en un conjunto más amplio (asignatura, área), que pretende establecer relaciones verticales entre conceptos (aprendizaje significativo subordinado y supra-ordenado). Si lo que me interesa es recalcar las relaciones horizontales entre concepto, de igual o parecido nivel de generalidad, trabajo entonces con redes conceptuales de área, de unidad de aprendizaje o tema. De este modo los conceptos nuevos se van interrelacionando en marcos mentales de una manera vertical (marco conceptual) y horizontal (redes conceptúales). Estas redes y marcos conceptuales deben ser dados previamente a los alumnos y deben aparecer en su Cuaderno de trabajo o en los textos impresos.

Metodología inductiva y / o deductiva

Con las redes y marcos conceptuales se puede proceder de varias maneras:

  1. Inductiva, Partir de los hechos y experiencias que el alumno posee y que pueden ser recogidos en los "por ejemplos" del mapa conceptual, para tratar de llegar a los conceptos más generales que aparecen en la red conceptual de área o en el marco conceptual.
  2. Deductiva. Partir de los conceptos, ideas y principios más generales que aparecen en las redes conceptuales o en el marco conceptual, para tratar de llegar a los ejemplos o experiencias de la vida cotidiana que aparecen o pueden aparecer en el mapa conceptual.
  3. Inaprendizaje que va del hecho al concepto y del concepto al hecho (inducción-deducción), o del concepto al hecho y del hecho al concepto (deducción-inducción), y de esta manera estamos trabajando en el aula una metodología cien- tífica o al menos una aproximación a la misma.
  4. Saber callar a tiempo y prudencia en la explicación, Cuando los alumnos sean capaces de relacionar adecuadamente los conceptos, los profesores deben callar y recordar la máxima de Piaget: "Lo que explicamos a nuestros alumnos impedimos que lo inventen " 0 esta otra: "Se conoce mejor una ciudad pateándola con el plano de la misma en el bolsillo, que yendo acompañado de un experto". Suele ser muy útil la técnica de los esquemas conceptuales como complemento de las redes conceptúales, también es muy positiva la técnica de los mapas conceptuales, elaborados individualmente o en grupo, donde los alumnos se hacen preguntas) y tratan de responderlas a partir de lo que ya saben o buscando la información pertinente.
  5. Técnica socrática. El profesor debe lanzar preguntas al aire para retomar en cualquier momento la explicación acerca de un concepto previo que se da por sabido, pidiendo respuesta a los alumnos. No es necesario que esta respuesta sea individual o explícita; puede ser colectiva o implícita (las caras y las miradas de los alumnos suelen ser muy expresivas y elocuentes). Una vez repasado este concepto (que actúa de inclusor) se apoyan en él determinados conceptos nuevos.

Cabe destacar que los métodos que se utilizan en la Escuela Clásica se orientan al aprendizaje de contenidos (aprendizaje receptivo memorístico) comúnmente memorísticos. En cambio, en una lección significativa (aprendizaje receptivo significativo) es necesario equilibrar el aprendizaje de contenidos con el desarrollo de capacidades y por ello los procedimientos se orientan a la consecución de capacidades por medio de contenidos significativos.